Acerca de

Sobre el Conjunto Pichirayén de Chillán

El conjunto folclórico Pichirayén de Chillán nace a la vida artística en octubre de 2010, año en el que luego de haber sido parte de otro conjunto local, varios integrantes decidieron desafiliarse de aquel y formar una agrupación aparte que pudiera reflejar más fielmente sus principios y valores.

Nuestro nombre nace muchos años antes, cuando varios integrantes actuales fundaron el conjunto folclórico de la capilla San Pedro Nolasco de la Comunidad San José en el sector Río Viejo de Chillán y que luego se disolvería. Este vocablo mapudungún se forma de dos palabras: “pichi” que significa pequeño/a y “rayen” que quiere decir “flor”, de ahí que nuestro nombre significa “Pequeña flor” o “Flor pequeña” (1) y cuyo nombre es tremendamente simbólico para nosotros, encerrando una metáfora de la belleza que crece, se desarrolla.

Artísticamente estamos COMPROMETIDOS con el rescate de las tradiciones musicales del centro de nuestro país entrevistando a cultores y cultoras (cantores populares en su mayoría) de forma periódica. Además consideramos que la CREACIÓN de piezas musicales es además de un desafío una NECESIDAD, dejando de lado la interpretación de las “clásicas canciones del dieciocho” marcando una fuerte DIFERENCIA con la gran mayoría de conjuntos folclóricos a nivel nacional… nuestras raíces son mucho más que las 50 o 100 canciones que siempre tocan en las radios!

Desde siempre hemos estado abiertos a colaborar y participar en eventos de beneficencia SIN COBRAR ya que la solidaridad es uno de nuestros valores más preciados, somos ante todo personas. En esta línea de acción desde el 2012 hemos comenzado una política de visitar casas de acogida, orfanatos, parroquias y lugares afines para llevar nuestro arte a quienes por diferentes motivos no pueden gozar de este tipo de actividades.

Nuestra agrupación acepta integrantes sin distinción de edades, sexo, creencias religiosas o políticas, siempre y cuando sientan un verdadero amor por nuestras raíces nacionales y sepan respetar los puntos de vista del resto de los integrantes solucionando diferencias de forma educada y con altura de miras. Fomentamos el RESPETO Y TOLERANCIA.

Para pertenecer a nuestro conjunto no es necesario saber cantar ni bailar (eso se aprende acá con paciencia y tesón) y por sobre todo no discriminamos a nadie que pueda tener “poco talento musical” como se hace en otras agrupaciones (y como tristemente nos ocurrió a algunos integrantes en el pasado cuando formábamos parte de otros grupos “dis’que grandes”), estamos juntos para disfrutar y pasarlo bien… lo demás, ya se verá.

Añadiendo un poco sobre el párrafo anterior… Usted se preguntará ¿pero entonces cantan mal?¿Bailan mal?… no! nos esforzamos por tener un desempeño “profesional” realizando ensayos periódicos y ayudando a nuestros integrantes a que puedan realizar cursos de perfeccionamiento en interpretación de instrumentos y canto, la diferencia radica en que ENTENDEMOS que no todos poseen las habilidades musicales de un cantante profesional y les alentamos a crecer como personas a la vez que crecen como artistas, con amor y los recursos que podamos reunir para ser cada día mejores.

por Leonardo Encina.